miércoles, 5 de julio de 2017

La función SI de Excel



Me atrevería a decir que la función SI es la más utilizada en el ámbito de Excel. Esta función es capaz de realizar una comprobación (o prueba lógica) en nuestra hoja de cálculo y, dependiendo del resultado, nos devolverá algo (un valor, un texto o el resultado de una fórmula).


Para utilizar esta función, necesitamos cumplimentar sus tres argumentos separándolos mediante punto y coma. La estructura es la siguiente:


Por ejemplo, si necesitamos comprobar si el valor de una celda supera o iguala el valor de otra celda, podemos utilizar la función así:


POSIBILIDADES

Prueba lógica
En el espacio donde hay que escribir el primer argumento (la prueba lógica) necesitamos que se obtenga una respuesta VERDADERO o FALSO. Esta respuesta se puede obtener con una comparación (como podemos ver en la imagen de ejemplo anterior) con los operadores >, <, =, etc. Pero no es la única forma, sino que podemos utilizar, por ejemplo, otra función que nos devuelva cualquiera de los dos valores requeridos. Vemos un ejemplo de ello a continuación:


Observamos cómo la función ESERROR comprueba si en H19 hay un error y en caso de ser cierto, nos devuelve VERDADERO y... eso es precisamente lo que necesita la función SI en su primer argumento para decidir si tiene que devolver un 0 (según el ejemplo) o bien el propio valor de H19.

Valor si falso, Valor si verdadero
En los argumentos segundo y tercero tenemos que decir a la función SI qué es lo que queremos que nos devuelva en el caso de que el resultado de la prueba lógica sea VERDADERO O FALSO. Para ello, podemos escribir un valor directamente (número, texto, fecha, etc.) o podemos hacer referencia al valor o resultado de otra celda mediante su referencia. Ejemplos de todo esto también los tenemos en la última imagen donde aparece la función =SI(ESERROR(H19);0;H19).

Hay que recordar que, en el caso de que queramos obtener un texto, este debe estar escrito entre comillas. Un ejemplo de ello lo tenemos en la imagen siguiente:


Incluso en cualquiera de estos argumentos podemos utilizar una segunda función SI anidada para que su resultado sea devuelto por la función principal (la que contiene o anida a la segunda). Un ejemplo de esto lo tenemos en la función que vemos en la siguiente imagen:


El objetivo de anidar la función SI de la imagen anterior es realizar una nueva prueba lógica en el caso de que la primera sea fallida (sea FALSO). De esta forma conseguimos 3 posibles respuestas:
  • Si la prueba lógica de la función SI principal da como resultado VERDADERO, obtenemos un 2 en la imagen del ejemplo...
  • ... en caso contrario, la función SI anidada entra en funcionamiento determinando si se devuelve:
    •  un 1....
    • ...o un 0 (cero)


José Manuel Pomares Medrano










No hay comentarios:

Publicar un comentario